NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Mayo de 2022

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

El gorrión y la lluvia de siete días

Por Marco Millán | Esto No Está Chequeado | Ilustración: Digital Snatch | #FiccionesEzeicenses


Suele decirse que mientras llueve los pájaros no cantan, se quedan en sus nidos protegiendo a sus huevos o dándose calor entre ellos, que sólo salen a cantar a la salida del sol, como un aviso de sequedad. 
Hoy es 4 de octubre, séptimo día de una lluvia que no para, por momentos se vuelve torrencial y ventosa, por otros se vuelve delgada y fría, nunca se detiene. 
El Servicio Meteorológico no informa nada al respecto, esquiva el tema sin dar indicio alguno. 
Tal vez los más supersticiosos le crean a él, a ese gorrión que incansablemente sale a cantar todas las tardes. Desde el primer día de lluvia se lo vio en la rama más gruesa del árbol seco, de esos que se ven alrededor de La Rotonda de las Mujeres, que le dan a Canning un aire de melancolía que se potencia con la lluvia de siete días. 
No se sabe si el pequeño gorrión adora las duchas, si canta de felicidad por amor a la lluvia, si busca a alguien que no regresó. 
La única prueba, el único indicio, es verlo, día a día, entre las cuatro y las cinco de la tarde, cantando en la rama más gruesa de un árbol seco. 
Quizás la pregunta más sensata con respecto al gorrión no tenga que ver por sus razones, sino por las nuestras en saber las suyas, la curiosidad humana que racionaliza y estropea los sinsentidos, el caos ordenado del que somos testigos. Llovió siete días porque sí, y el gorrión canta en la rama del árbol seco porque sí también. La belleza de esta desordenada sucesión de acontecimientos simples pero complejos es probablemente una de las síntesis más claras de lo abstracto. 
Y qué final más poético se le puede dar a este cuadro vivo natural, cuando este día 4 de octubre, pasadas las cinco de la tarde, nuestra pequeña ave seguía en la rama más gruesa del árbol seco de siempre. 
A eso de las cinco y cuarto, el ruido de la lluvia comenzó a desaparecer, haces de sol se abrieron paso por las ya muy delgadas nubes, dejándonos ver la espalda mojada del incansable gorrión cantor, junto a un brote de muchos, de la rama más gruesa de su árbol.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment