NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Temporada 2020

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

El ataque de los cruzados

Por Torosaurio | Esto No Está Chequeado | Ilustración: Tomassini | #FiccionesEzeicenses


En 1990 —después de pelear contra una cabra y adoptar un vikingo (anécdotas detalladas anteriormente en Esto no está chequeado)—, doña Ramona Aguirre se mudó de Sol de Oro a Tristán Suárez. Necesitaba una casa más amplia porque quería dedicarse a un nuevo emprendimiento, instalándose en Liniers casi Porqueras. La primera tarde de siesta, un sonido horrísono la hizo saltar de la cama. Ferviente católica, pensó que se trataba del anuncio del Juicio Final. Salió, y se decepcionó al ver un chatarrero en un carro con parlantes tirado a caballo. Doña Ramona se quejó por el ruido, el chatarrero contestó que se dejara de hinchar, y ella le advirtió que no le cortara más la siesta “o le voy a pegar un julepe grande como ocho ñanduces”. El chatarrero siguió su camino a puro parlantazo, ahora con más intensidad. Al día siguiente, el comerciante prestó especial atención al pasar cerca de lo de Aguirre, e incrementó el volumen: “¡COMPRO FIERROS, COMPROOO!”. Su sonrisa se trastocó en una mueca de espanto al ver ocho ñandúes con crucifijos colgados de los cuellos saliendo de lo de doña Ramona y corriendo hacia él. Aquí vale detenerse en los ñandúes de doña Ramona. Al trasladarse a Suárez, la señora se había transformado en traficante de esa especie, negocio muy en boga en aquellos años. Luego, los convirtió al catolicismo y empezó a usarlos como un ejército de cruzados. Volviendo al chatarrero, sufrió la furia de los implacables picotazos cristianizantes ante la risa de doña Ramona. Abandonó su carro, saltó al caballo, agarró Porqueras y no se detuvo hasta llegar a la autopista, donde desapareció. Doña Ramona felicitó a sus fieles animales (nunca mejor dicho), y los premió leyéndoles sus pasajes favoritos de la Biblia. Sin embargo, los vecinos ya habían llamado a la policía. Tras dos horas de pelea con los ñandúes, lograron reducirlos y trasladarlos a un convento en Virrey del Pino. En cuanto a doña Ramona, se la condenó por agresión y tráfico de especies peligrosas, delitos que le valieron una condena en el Penal de Ezeiza. No descartamos contar otra de sus aventuras, esta vez tras las rejas.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment