NOTICIAS: AGENCIA DIB

Perros eran los de antes

Esto No Está Chequeado | #FiccionesEzeicenses | Por Torosaurio

La semana pasada llegó a nuestra casilla de email una carta que decía más o menos lo siguiente: “Querido Torosaurio: me encantan las crónicas de Esto no está chequeado. Le hacen muy bien a la comunidad. Te quería tirar la idea de hacer algo para el 2 de junio, que es el Día del Perro. Sería muy lindo. Beso, Josefa, del B° La Flecha :)”. Primero que nada, mil gracias por la carta, Josefa, pero exagerás con el optimismo: andá a saber si esta sección llega hasta abril. En estos tiempos postmodernos, dependemos demasiado del ráting. Por eso, aunque falta para el 2 de junio, va un recorrido por perros célebres del distrito en homenaje a todos los perreros, en especial a los amigos de la Asociación Protectora de Animales (APADE), que tanto trabajan por la comunidad. Quizá el can más famoso fue Richard, caniche de Carlos Ortega, vecino de Bº Del Plata. Carlos era budista, y un día decidió impartir a su perro las enseñanzas zen. Richard fue un gran alumno, fiel a las lecciones tibetanas, viviendo en el presente, día a día, tan día a día que entró a desconocer a su dueño. Después de varias mordidas, Carlos dejó de instruir a Richard, que recuperó la memoria y volvió a la cristiandad. Otro fue el pastor alemán Chirolita, de la abogada Carlina Siotta, que tenía un estudio contable sobre la calle Josefina Herrera, cerca de donde hay una base de salud. Chirolita se había criado entre los siete gatos de su dueña, por lo que nunca ladró. Sí, en cambio, emitía una especie de maullido mezcla de colibrí y cierra eléctrica. Después la tenemos a Jenny, indescriptible mezcla de gran danés y chihuahua perteneciente al fomentista Fernando Figueras, residente en Carlos Spegazzini. Jenny poseía un carácter, digamos, normal. Hasta que entabló amistad con Anacleto, el tortugo de Adrián Giardino, que tenía un taller mecánico al lado de la casa de Figueras. La amistad pasó a ser amor, lo que llevó a la pareja a planear una fuga a cualquier lugar donde no pesen los prejuicios de las relaciones entre especies. Lamentablemente, la velocidad de Anacleto jugó en contra de la escapada, y los dueños de las mascotas los encontraron a sesenta metros de sus hogares. Cerrando la idea: siempre conviene tener en cuenta al perro. No sólo es nuestro mejor amigo, sino que también nos salva de situaciones angustiantes, en ocasión de una gran pena o cuando los periodistas no sabemos de qué escribir en pleno enero.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: soytorosaurio@gmail.com
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment