De enanos y motos

Esto No Está Chequeado | #FiccionesEzeicenses | Por Torosaurio

Alfonso Gabriel Hernández (alías “Termo”) vivía en Villa Guillermina, cerca del arroyo Pincufi, y tenía dos pasiones: las motos y los enanos de jardín. Suertudo con los fierros, se había conseguido una Harley Sportster XLH 1.100 Aniversario (1987), edición limitada de 600 unidades. Los parroquianos solían verlo lavándola y recitándole poemas de amor. En cambio, con los enanos estaba un poco consternado: a pesar de que “Termo” tenía una espectacular cuadrilla de bajitos, no había logrado hacerse con la edición limitada del enano De Vito HP 503 de origen lituano. No importaba cuántos petisos poblaran su jardín, “Termo” nunca se sentiría completo hasta conseguir su enano platónico. Un fin de semana, “Termo” salió en la Harley para participar de uno de los tradicionales motoencuentros, en los Bosques. En el camino, en pleno Bº Alfonsina Storni, enorme fue su sorpresa al descubrir el jardín de doña Esmeralda coronado por su deseado De Vito HP 503. “Termo” ofreció a la señora una pequeña fortuna por el pigmeo, a lo que la doña se negó. “Termo” insistió, pero abandonó la puja al ver que el parecer de Esmeralda no cambiaba. Cuando se hizo de noche, “Termo” intentó saltar las rejas que lo separaban de su anhelo. Intentó, sí... pero quedó desnucado al apoyar mal un pie. La noticia conmovió al distrito y hasta los periódicos Notas y Noticias y La Voz de mi Parroquia le dedicaron sentidas necrológicas, mientras que los vecinos lloraron y hablaron maravillas de aquel hombre honrado. Cuenta doña Esmeralda que la noche del entierro escuchó un ruido fuera de casa, algo así como el rugido de un animal salvaje, y se asomó. Lo que vio la espantó: la Harley Sportster XLH 1.100 (que tanto había amado “Termo”) pasaba sin conductor una y otra vez por encima del enano De Vito HP 503. Esmeralda lanzó un grito quebrado. Advirtiendo que estaba en evidencia, la moto aceleró, saltó la reja y se alejó. Al día de hoy, en las noches despejadas, los vecinos de Guillermina y Storni escuchan el inconfundible motor de la Harley. Un sonido que se parece a un llanto con problemas de carburación.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: soytorosaurio@gmail.com
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment