Juicio por jurados: ningún juicio se frustró por la ausencia de los ciudadanos en responder a su servicio

Casi 12 mil ciudadanos bonaerenses fueron sorteados para integrar los jurados que funcionarán en 2017, en juicios como el del "Caso Melina", en el que serán sometidos a juicio un pai umbanda y otros dos hombres acusados del crimen de Melina Romero. Sobre el sistema de juicios por jurados implementados en varias provincias opinó para Télam Andrés Harfuch, miembro del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP). 

Por Andrés Harfuch, miembro de la Junta Directiva del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip)

 Hace dos semanas, casi 12 mil ciudadanos de la provincia de Buenos Aires fueron sorteados para desarrollar esta función que ordena la Constitución. A casi dos años de la implementación del sistema, el balance es exitoso: los juicios se desarrollaron con normalidad, la participación de los jurados ciudadanos ha sido de gran compromiso y cada vez más jueces muestran su confianza hacia este sistema. Tres sorteos anuales, alrededor de 36 mil ciudadanos seleccionados, casi 80 juicios realizados y un porcentaje mayor de condenas que de absoluciones son algunos de los datos que se desprenden de estos casi dos primeros años desde que empezó a funcionar el Juicio por Jurados en la provincia de Buenos Aires. Pero, más allá de los números, el sistema es un éxito. Se advierte un gran compromiso de los ciudadanos y se han logrado disipar muchas de las dudas que circulaban antes de su implementación entre los miembros de la administración de Justicia. Las encuestas coordinadas por el Ministerio de Justicia y varios de los tribunales intervinientes -antes y después de los juicios- revelan que el 90,5% de los jurados mejoraron su imagen en la Justicia luego de sus experiencias y que casi el 72% tendría ganas de volver a repetirla. Además, el 97% de los jurados encuestados detallaron que no tuvieron inconvenientes para comprender las instrucciones legales del juez ni las exposiciones de las partes. En estos primeros 19 meses ningún juicio se frustró por la ausencia de los ciudadanos en responder a su servicio. Tampoco hubo inconvenientes técnicos o administrativos y tanto los fiscales como los abogadores defensores pudieron presentar sus casos. En cuanto a los tiempos, los juicios duraron entre una y cuatro jornadas desde el proceso de selección de los jurados y la lectura del veredicto, lo que desvanece las imágenes de jurados encerrados durante días y horas. También se empieza a disipar el temor que circulaba antes de que se implementara el sistema acerca que los ciudadanos pudieran verse influenciados en su opinión en casos mediáticos. En la provincia ya se han juzgado varios casos de altísima presión política y mediática (como el caso del sindicato de Lomas de Zamora), sin embargo los juicios se han desarrollado con total normalidad. Y no solo casos de presión de política o mediática, sino casos de delitos que involucran la violencia de género, prostitución infantil o donde estaban implicados policías. Párrafo aparte merece el cambio que se observa en buena parte de los jueces. Muchos de ellos se han sorprendido por la seriedad y responsabilidad con que los jurados tomaron su tarea. Además, han podido comprobar que los ciudadanos arribaron a veredictos que ellos mismos hubiesen tomado. Los jueces del Tribunal Casación también han emitido sentencias muy importantes, que remarcan la centralidad del juicio público. No sólo que han revisado ampliamente las condenas, sino que también han ratificado que los veredictos absolutorios hacen cosa juzgada material. Si bien el Juicio por Jurado es un mandato de la Constitución Nacional de 1853 y es la forma de administrar la justicia en gran parte del mundo, solamente tres provincias lo han implementado hasta ahora: la pionera Córdoba (2005), Neuquén (2014) y Buenos Aires (2015). Pero los buenos resultados provocaron que Chaco y Río Negro dictaran sus leyes de jurados y varias más se aprestan a hacerlo , como la Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, Salta, La Rioja y Chubut. Como es habitual frente a la puesta en funcionamiento de todo sistema procesal novedoso, resta mucho por aprender y por mejorar, pero en Buenos Aires el jurado ya está cada vez más firme, lo cual augura un gran futuro para el resto del país y la región. (Télam, 21/09/16)
Share on Google Plus

About La Palabra de Ezeiza

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment