Valentina cumplió 104 años

Delfina, Morena y Victoria, de 2, 3 y 7 años, son las bisnietas de Valentina, que cumplió 104 años el jueves pasado, en su casa de la calle Yatay al 600, en el barrio Capolupo, en José María Ezeiza. Las pequeñas le dieron un tierno beso a la bisabuela, transformándose en uno de los más gratificantes regalos. Mientras todos tratan de conocer el secreto de su longevidad, Valentina Suárez dijo sonriente: "En las comidas siempre tomo un vaso de vino tinto que me recomendó el doctor Jorge Chacón. Cuando hay alguna fiesta tomo cerveza". Luego relató: "toda la vida me la pasé trabajando y comiendo de todo. Aún sigo comiendo morcillas, chorizos, asado, leche, café, mate, lo único que nunca comí fueron papas y la miga del pan porque no me gustan".En compañía de sus familiares y amigas —estuvieron sus hijos Modesto (69 años) y Jorge (67), sus nueras, su hermana Elfa (82), sus cuatro nietos (1 varón y 3 mujeres), sus tres bisnietas— Valentina Suárez celebró sus 104 años de edad, lo que la transforma en la persona de mayor edad del distrito de Ezeiza. Hace algunos meses, Valentina se cayó y se quebró un dedo de la mano: "me caí, pero lo único que me quedó fue un cosquilleo en la mano", expresó la mujer nacida el 14 de febrero de 1904 en Lobos, cuyos padres Lorenzo Rodríguez y Matilde Suárez tuvieron otros 17 hijos. Actualmente viven dos: Valentina y Elfa. Sus primeros años, Valentina los vivió en Lobos: "La vida era muy dura y teníamos que empezar a trabajar desde bien chicos. A los 8 años empecé a trabajar en una casa en la Ciudad de Buenos Aires en donde tenía que cuidar a chicos, y luego fui empleada doméstica en la casa de la familia Marino, que eran los encargados del correo en Uribelarrea. Allí estuve 25 años".
Asimismo, recordó que "mis padres me pusieron Valentina por haber nacido el día de San Valentín, aunque antes no se le daba gran importancia a estos simplemente era porque se veía en el almanaque". La alegre abuela se casó a los 30 años y de ese matrimonio nacieron Modesto e Ismael, quienes le dieron cuatro nietos y éstos, a su vez, tres bisnietas. "Siempre utilizo el apellido de mi madre porque mi esposo —fallecido hace 24 años— tenía el mismo apellido que yo, Rodríguez, y no quería ser Rodríguez de Rodríguez", confió Valentina, a quien le encanta mirar la televisión: "Me gustan los programas que me hacen sentir bien. Miro el de Mirtha Legrand y el de Jorge Rial. Los noticieros me dan tristeza, porque muestran que matan a mucha gente". A lo largo de todos estos años, Valentina tuvo la suerte de conocer diversos destinos turísticos de nuestro país e inclusive viajó a Chile y Brasil. El año pasado visitó Córdoba.
Peronista de la primera hora, Valentina narró un grato recuerdo que tiene de Evita: "Cuando Eva estuvo en Cañuelas, le toqué la mano y fue muy emocionante. Tanto Evita como Perón hacían mucho por la gente humilde".
Share on Google Plus

About La Palabra de Ezeiza

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment