NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Junio de 2023

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

¡Ahí viene King Kong!

Por Torosaurio | Esto No Está Chequeado | Ilustración: Digital Snatch | #FiccionesEzeicenses


“Chiche” Gómez Rivero, radical y antiperonista hasta los huesos, vivía en el barrio Tres Américas a fines de los 90. Evitaba pasar por la Unidad Básica Camporita, porque su secretaria general, Carlota López, cuando lo veía le gritaba “¡Ahí viene King Kong!” y hacía gestos imitando a un gorila. 
Chiche comentaba entre sus conocidos que abandonaría el barrio si no se cerraba la Camporita, ese “antro de lo más bajo de la especie humana”. Carlota oía los rumores y aseguraba que su Unidad Básica nunca bajaría los brazos ante “los gorilones sin conciencia de clase como Chiche”. 
En 2002 —tras el fracaso de la Alianza—, Chiche quemó las naves: vendió su casa y se radicó en Madrid. Carlota festejó, aunque enseguida comenzó a extrañar burlarse de su enemigo. Los compañeros de la Camporita trataban de levantarle el ánimo leyéndole pasajes inspiradores de La comunidad organizada. No daba resultado. 
En Madrid, Chiche se sentía contrariado. Le parecía absurdo ser antiperonista en un país sin peronismo. Una noche prendió la tele. En un canal de historia había un documental de movimientos políticos latinoamericanos. Chiche se emocionó al escuchar a Hugo del Carril entonando “La marcha peronista”. Se preguntó qué hacía él en España, solo, tan lejos de su identidad. 
Tomó el primer avión a Ezeiza. Al volver a su barrio descubrió que en lo que había sido su casa funcionaba una nueva sede de la Camporita. Tocó timbre. Atendió Carlota. Chiche, entre lágrimas, preguntó si había lugar para él. Carlota, también llorando a moco tendido, contestó:
—Cómo no, ¡acá hay lugar para todo el mundo!
A Chiche se le asignó una habitación. Pronto volvieron las peleas con Carlota, así que ambos prefirieron conservar la amistad y dejaron de hablar de política. 
Hoy siguen al Club Tristán Suárez. Descargan su energía insultando a los árbitros y festejando las victorias del Lechero. Coinciden en que los partidos se ganan, se empatan o se pierden. Las discusiones de política no llevan a ningún lado.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment