NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Enero de 2023

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

El sueño del artista

Por Edgardo Pietrobelli Esto No Está Chequeado | Ilustración: Digital Snatch #FiccionesEzeicenses


María Clara salió por la puerta de la cocina comedor y se dirigió a la sala de conciertos. 
Pasó cerca de un taburete donde había una caja con la inscripción: “Deje aquí su colaboración”. Tomó un sobre y puso varios billetes. 
Avanzó hacia las sillas ubicadas frente al escenario. Se sentó en segunda fila, al centro. Vestía un trajecito nacarado y una blusa. De una cartera al tono, sacó un abanico y se hizo aire mientras esperaba el comienzo del recital. 
Pasados los minutos de rigor, apareció el músico. Pantalón con rayas verticales, camisa blanca, moño, saco oscuro. María Clara aplaudió. Él agradeció y tomó el violín. Interpretó las dos primeras composiciones sin hablar. Recién saludó antes de la tercera.
—Buenas noches, estimado público. Estoy honrado con su presencia.
Siguió con el repertorio. Ella celebraba cada ejecución. En el cierre, él volvió a tomar la palabra.
—Ya vamos terminando y voy a abusar de su confianza. Quiero dedicar este tema a una persona especial. Ella me acompaña y apoya desde hace mucho tiempo. Es la persona que amo y amaré.
La melodía surcó el aire y María Clara se estremeció. Dos piezas más completaron la función.
—Esta presentación ha concluido. Agradezco que me hayan acompañado. Les recuerdo que no cobramos el ingreso. Trabajamos al sobre. Solo aceptamos una colaboración si disfrutaron de la velada. ¡Muchas gracias!
María Clara vitoreó al solista. Se paró y caminó hacia el taburete. Tomó un segundo sobre y dejó más dinero. 
Regresó a la cocina comedor. Reemplazó la chaqueta por el delantal y calentó comida. Preparó la mesa para la cena. Abrió una botella de vino y sumó una jarra con agua. Él llegó y dejó el instrumento al lado de la biblioteca. Se acercó a María Clara y le dio un beso.
—Es hermoso verte, Mari.
—Es lo que más me gusta escuchar —respondió ella—. Sentate que ya sirvo la cena. ¿Cómo te fue?
El violinista se quitó el saco y, alargando un silencio expectante, le entregó dos sobres a María Clara. 
—¡Fantástico! ¡La gente deliraba! —aseguró, soñador—. La recaudación fue importante.
—Te lo merecés. Sos muy talentoso —expresó ella.
—Gracias.
Se sentaron y se miraron a los ojos.
—Mi mayor suerte es tenerte a mi lado —dijo el artista.
Un nudo en la gargante de María Clara se transfiguró en una sonrisa y lágrimas de alegría.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment