NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Enero de 2023

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

Los chips mundialistas

Por Míster Afro | Esto No Está Chequeado | Ilustración: Digital Snatch | #FiccionesEzeicenses


El martes, durante los festejos por el triunfo de Argentina frente a Croacia, me encontré con el mentalista Harry Toshiba, amigo de Hugo Panza. 
Nos reconocimos en medio de bocinazos, cánticos, papelitos, vuvuzela​s, en la peatonal Ramos Mejía. Yo llevaba mi camiseta azul comprada en el Paseo La Trocha. Él celebraba envuelto en una bandera, como si fuese una momia a cara descubierta. Carlos Condenanza, cronista de La Palabra, andaba por ahí sacando fotos.
Después de enredarnos en la emoción y darnos un abrazo interminable, nos pusimos a charlar sobre lo que viene el domingo: la final de la Copa del Mundo.
—Está todo para que podamos ganar —remarcó Toshiba, con voz ronca—. Messi, Otamendi, el Dibu, Di María, Julián, el Rodri, hay dinámica, buen fútbol, goles, el gran deté Scaloni, mística, pasión... ¡y también están los chips de la pelota!
Rodeados de bullicio, no sabía si había escuchado bien y le pregunté:
—¿Qué chips? ¿De qué hablás, Harry?
—¡¿No sabés?! ¡¿Dónde está tu cabeza?! ¡Los balones de Qatar se enchufan! Tienen una entrada USB y dos sensores. Uno permite conocer la ubicación exacta del balón. El segundo toma nota de la velocidad y la orientación. Con esta data, ayudan a los jueces y también se obtienen estadísticas. 
—¿Pero qué tiene que ver esto con nosotros?
—¡Todo, querido, todo! ¡Es clave! —dijo Toshiba, con vehemencia.
—No entiendo —dije, y entonces, él me explicó:
—Tenemos fanáticos en el país y en el mundo entero. Gracias a los chips, cada vibración, deseo, cábala, cada grito a favor o en contra, le llega a la redonda.
—¿Es posible eso...? —murmuré, mientras tomaba conciencia de la energía de la calle.
En medio de la euforia, Toshiba respondió:
—Contra Arabia Saudita, nos creíamos imbatibles y no alentamos con fervor. Así nos fue. Después la gente se dio cuenta y, ahora, los jugadores saben que en cada acción dividida, peleada, en el arco propio o en el rival, están acompañados. Acordate el domingo, cuando estés mirando la tele y la pelota entre con lo justo o pegue en un palo. Ahí se va a notar clarísimo el soplo divino de la hinchada argentina.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment