NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Jueves 3 de noviembre de 2022

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

La mujer del Puente La Trocha

Por Karen Valdez(*) | Esto No Está Chequeado | Ilustración: Digital Snatch | #FiccionesEzeicenses


Siempre me gustaron las historias de terror, incluso desde pequeña. Cuando entré a la Primaria N° 13 de Villa Golf empecé a juntarme con compañeros que también disfrutaban de estos relatos, y competíamos para ver quién contaba el más aterrador. 
Había uno en particular que repetían: por las noches, caminando arriba del Puente La Trocha, mirando hacia abajo con sombría serenidad, se encontraba una joven de cabellos negros y vestido blanco. Ella caía una y otra vez, desapareciendo antes de tocar el suelo. Esa acción solía causar accidentes y el desafortunado que pasaba por la ruta, sin saber sobre esa entidad, terminaba derrapando, o chocando contra el cordón.
La historia me resultaba graciosa. Me reía de los pobres intentos de mis compañeros por asustarme y les juraba que, algún día, confirmaría que la leyenda no era cierta. Siendo chica, no podía ir... pero nada me lo impidió cuando crecí.
Aunque olvidé mucho de esa época, un día pasé por el puente con el repentino recuerdo de la historia. Esperé que anocheciera, subí y sin más caminé anhelando ver algún fantasma.
Las luces se apagaron y me sumí en una oscuridad muy espesa. El tiempo pareció congelarse, el viento silbó un mal augurio. Sentí frío y algo moviéndose detrás.  Finos cabellos negros cayeron sobre mi hombro, como si fueran gusanos arrastrándose.
—Ahora tomá mi lugar 
—dijo una voz áspera de mujer, y unas manos se posaron como garras en mi espalda.
No tuve tiempo de reaccionar. Con fuerza fui empujada por el borde del puente, solo que al final no desaparecí y me estampé contra el suelo.
***
Esa noche un joven pasaba por allí en su moto. Al acercarse pudo ver entre las tinieblas a una mujer pararse al borde y caer en picada. “¡Es el fantasma que se tira del puente!”, pensó espantado. Era tarde para reaccionar y su moto rodó por el asfalto. 
Él sobrevivió de milagro, y sin saberlo encontró la respuesta que alguien más había ido a buscar: la mujer que cae del puente es real.

(*)Estudiante del Taller de Escritura y Literatura de la Municipalidad de Ezeiza. Integra el programa radial “La última sopa de letras”.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment