NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Jueves 3 de noviembre de 2022

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

La lógica atípica de nosotros y los sueños

Por Marco Millán(*) | Esto No Está Chequeado | Ilustración: Digital Snatch | #FiccionesEzeicenses


“Siempre me resultó interesante el lapso de tiempo desde que uno se despierta, hasta esa reconexión con la realidad, en la que las estelas del sueño, sus migas y sensaciones, se van perdiendo e intercambiando por las que interpretan nuestros sentidos conscientes”, pensó Matías mientras desayunaba lo que le había preparado Laura. 
Matías googleó información sobre los sueños. Se convenció de la teoría freudiana sobre las represiones del yo y el superyo, que son expuestas por el subconsciente derivando en síntomas como sueños y pesadillas. 
“Lo que nosotros recordamos no son los sueños, es lo que nuestro consciente entiende de los sueños, lo que acomoda de una forma cuasilógica, o racional —razonó Matías—. De no existir este filtro, los sueños serían una sucesión de hechos sin tiempo ni espacio definidos”.
 Matías no dejaba de deslizar su pulgar en la pantalla de su smartphone, devorando conocimientos simbólicos, al tiempo que su alimento tangible y físico se enfriaba. 
La noche anterior, Matías se había soñado a sí mismo, pero encontrándose en el cuerpo de su compañera (Laura), la cual esperaba algo o alguien, aunque no sabía qué. En la primera parte del recuerdo de sus sueños, Matías (siendo Laura) se encontró a orillas del mar, mirando un barco acercándose a la orilla. Matías esperó por mucho tiempo, parado en ese mismo lugar con vista al barco que nunca llegaba. Le surgió una certeza de que tenía que hacer algo, ¿pero qué? Sus cabellos, similares al rojizo cabello de Laura, rozaban su vista periférica. Bajo sus pies el piso fue reemplazado por tablas de madera. A lo lejos había dos grandes riscos bastante cerca uno del otro. Difícilmente el barco lograría pasar por allí. “Tal vez la espera tenía que ver con eso”, evaluó Matías al recordar.
“¡Es la última vez que le preparo el desayuno! —dijo Laura para sí, mientras miraba a Matías ensimismado—. En vez de un ‘Gracias, Lau, todo está muy sabroso’, o ‘A la noche me toca a mí, ¿vamos a cenar cerca de la estación, a La Pasión de Rosas?’ se queda pasmado con su teléfono, sin saber que en unos meses solo él va a poder preparar los desayunos. Que me encuentro en la espera, en la dulce espera”. 

(*) Coordina el Taller de Escritura y Literatura de la Municipalidad de Ezeiza.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment