NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Septiembre de 2022

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

Las crónicas de Cielo

Por Filomena Veiga(*) | Esto No Está Chequeado | Ilustración: Digital Snatch | #FiccionesEzeicenses


Hace mucho tiempo, en lo que ahora se conoce como los Bosques de Ezeiza, vivía un zorro llamado Cielo. Muy inteligente y pícaro como todos los zorros, se pasaba gran parte de los días escribiendo mucho, no perdía el tiempo cazando, ya que había elegido el vegetarianismo como su fuente de nutrientes. Este conjunto de rarezas (al que se le sumaban tener cuatro colas, ser extremadamente deductivo y pensar demasiado) exponían a Cielo a una rutina bastante solitaria. Los mundos que apreciaba en su imaginación, los que se transformaban en cuentos o novelas, eran los únicos lugares que Cielo visitaba. 
Una mañana, a través de altos árboles y suelos repletos de insectos, Cielo se aventuró en busca de raíces y frutos, acompañado por el sonido del viento y algunos pájaros. Pero entonces una voz, pausada y misteriosa, se presentó en el bosque susurrando:
—No tengas miedo, soy amigable —se podía escuchar rebotando entre los árboles y la neblina. Cielo buscó de dónde venía la voz sin poder encontrar su fuente a simple vista—. Si me querés encontrar, un acertijo tendrás que adivinar —a pesar del temor y el desconcierto, el zorro de cuatro colas esperó la adivinanza—. Soy rojo y a veces verde, me alimento del agua y los nutrientes de la tierra. Mi nombre se parece a un color, al color de la madera. 
Cielo no tardó mucho en responder:
—¡Morrón! —gritó mirando hacia arriba. 
De una de las ramas del árbol más alto, Cielo pudo distinguir dos grandes alas aplaudiendo, se trataba de un imponente búho, verde brillante, que descendió con habilidad para encontrarse con Cielo. 
—Excelente. Creía que no iba a encontrar a nadie en estos bosques, y resulta que me encontré una rápida respuesta —dijo el búho sacudiendo sus alas—. Mi nombre es Fukuro. Soy profesor de Escritura y Literatura. 
—Hola, me llamo Cielo, me gusta mucho escribir y pensar. Vivo solo en este bosque.  
—Qué interesante: ser un escritor solitario es un cliché tan estereotipado como equívoco... También aparecen preguntas: ¿cómo aprendiste a leer y escribir? ¿Qué relaciones utilizás para pintar los paisajes de tus historias?
Cielo se rascó su cabeza unos momentos y luego elaboró cierta respuesta a las preguntas de Fukuro.
—Aprendí a leer y escribir contemplando estrellas y nubes. Ellas me susurran sobre mundos posibles, tan bastos que me permitieron crear esta historia, este gran bosque, a vos mismo y este preciso momento. 

(*)Alumna del Taller de Escritura y Literatura de la Municipalidad de Ezeiza (Niñez  y Adolescencia). Edición y selección del texto para esta sección: Marco Millán, coordinador del Taller.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment