NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Mayo de 2022

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

El Pollo y Néstor Kirchner

Por Míster Afro | Esto No Está Chequeado | Ilustración: Digital Snatch | #FiccionesEzeicenses


Aunque hoy me parezca un sueño como tantas cosas vividas, yo estuve presente en el acto de inauguración del Hospital Eurnekian, que a medida que pasan los años nos convence de que siempre estuvo ahí, en el centro de la ciudad de La Unión. Fue en diciembre de 2009 con la asistencia de la entonces presidenta Cristina Fernández y el expresidente Néstor Kirchner, quien en esos días estaba pasando un momento de alta popularidad. Muchos de los presentes querían acercarse, sacarse una foto con ella o él, darles la mano, un abrazo, una palmada. Andábamos apiñados, transpirados, casi sin aire, por los pasillos del flamante edificio, algo que en tiempos de Covid-19 sería impensado por las medidas sanitarias. Fotógrafos y periodistas se mezclaban con concejales, el intendente Granados, médicos, una vecina que había venido con un perro mestizo, un jubilado que quería pedirle a Néstor que le firmara un autógrafo sobre un retrato suyo para las paredes de la sociedad de fomento.
En medio de los apretujones, lo vi avanzar al decidor criollo Roberto Esquivel, el Pollo de Spegazzini, con su tradicional atuendo: bombacha de campo, camisa con chaleco y un pañuelo en el cuello, coronado por una boina negra con alguna escarapela, el escudo de la provincia de Buenos Aires y otros emblemas. Hace años que soy su admirador y, aunque pase meses sin verlo, lo imagino repartiendo versos a quien quiera escucharlo en el colectivo 306, la chanchita, un bar, la fila del banco o la calle 25 de Mayo. 
El Pollo braceaba entre la gente con la destreza de un nadador olímpico, y cuando al fin alcanzó su objetivo, se paró delante del expresidente. Los fans del Pollo presentíamos lo que estaba por suceder y rogamos a todos los santos gauchos, desde Bazán Frías al Gauchito Gil, que no lo abandonaran en esta jugada, que se parecía a la interminable corrida de Maradona ante los ingleses en el Estadio Azteca, desde la mitad de la cancha hasta el arco de Peter Shilton.
No puedo precisar con qué versos comenzó el Pollo. Ni con qué los entrelazó. Y, para ser honesto, tampoco cómo cerró su exposición. Intuyo, porque la memoria se niega a esas precisiones, que sus décimas improvisadas tuvieron algo de tradición, transformación, canción, corazón.
Recuerdo que los allí reunidos aplaudimos cuando el Pollo terminó y que Néstor lo abrazó como si fueran Diego y Burruchaga en México 1986, y que, para mí, el centro de aquella fecha histórica no fueron los pétreos discursos oficiales, sino estas palabras amables, porosas, livianas, permeables a la fugacidad de la emoción.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment