NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Septiembre de 2021

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

Bloqueo de poeta enamorado

Por Edgardo Pietrobelli (*) | Esto No Está Chequeado | Ilustración: Digital Snatch #FiccionesEzeicenses


Este caso me lo contó el remisero Ramiro Montes (informante calificado de Villa Guillermina), una noche de cervezas clandestinas en tiempos de pandemia. 
En el barrio se sabía que la goleadora Roswell Medina (recientemente transferida a una liga profesional de Ucrania) estaba totalmente loca por el mítico poeta Eleuterio Sairaf, quien sufría un bloqueo a causa de una ruptura y no estaba con fuerzas para escribir ni para volver a tener una relación. Cansada de mandarle señales y no recibir ninguna respuesta, Roswell se olvidó de Sairaf. 
Cuando Eleuterio salió del soponcio nebuloso de los trovadores, buscó a Roswell y estuvo detrás de ella un año entero, enviándole mensajes por Facebook, Instagram, Tik Tok y hasta Twitter. Ella no le daba bola. Sin embargo, la insistencia dio sus frutos y al fin acordaron encontrarse en un bar de Tristán Suárez.
Eleuterio se preparó con las mejores pilchas, un buen perfume, y hasta repasó poemas de Juan Gelman, Oliverio Girondo, Pablo Neruda y Alfonsina Storni para llegar bien afilado. Arribó al bar con tiempo de sobra y eligió un sitio para tener intimidad.
Cuando ella entró, el sol del atardecer daba en su espalda. Para Eleuterio, un halo de luz rodeaba a una diosa y le palpitó tanto el corazón que parecía que iba a salirse del pecho. Quería abrazarla, fundirse con ella y ser sólo una persona, pero se contuvo. Tras saludarse, llamaron al mozo y pidieron café para ambos. Sin siquiera levantar el pocillo de la mesa, él fue directamente a declamar lo que tenía acumulado y le quemaba la garganta:
—¡No voy a andar con rodeos, Roswell! ¡Te amo! ¡Te amo! ¡Te amo! Tanto que me duele. Sueño con despertarme en la mañana y verte a mi lado. Quiero que seas feliz cada día, cada hora, cada segundo, cada micro instante. Ser la gota de rocío que calme tu sed. Ser el manto que te cubra durante el invierno. Ser el ventilador que te refresque en las madrugadas de agobio. 
Eleuterio dijo muchas cosas más, pero sería largo consignarlas en esta sección, y terminó con estas líneas:
—¡Te amo, Roswell! Lo juro por las siete eternidades de Venus y todas sus reencarnaciones en cada universo paralelo.
Ante tanto desborde, ella se sintió abrumada. Apenas pudo pararse y salir del bar corriendo. 
Eleuterio esperó en vano su regreso. Cuando el mozo le dijo que no podía seguir ahí sin consumir nada más, Sairaf le pidió unos minutos para escribirle a Roswell por las redes y descubrió que ella había desaparecido.
En ese momento, Eleuterio Sairaf confirmó su destino: ser un célebre poeta maldito, condenado a los bloqueos.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment