NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Septiembre de 2021

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

Robin Hood se divierte

Por Torosaurio | Esto No Está Chequeado | Ilustración: Digital Snatch | #FiccionesEzeicenses

Julio Chavista era un actor de Villa Guillermina que participaba en las obras locales dirigidas por su amigo Edgard Pietrotowers. “Un profesional del método, Torosaurio”, me confió Edgard cuando visité su verdulería en la feria. “Le costaba salir del personaje que interpretaba. Una vez lo puse a actuar de árbol y no se movió por un mes. Cuando la obra salió de cartelera, le metí unos sopapos porque seguía creyéndose planta. ¡Actorazo! Si hasta le salieron hojas”. El compromiso extremo de Chavista animó a Edgard a contratarlo para su nueva obra maestra: El vampiro se divierte. “Necesitaba un gran actor para hacer de Elviro, el vampiro”, admitió Pietrotowers mientras me alcanzaba medio kilo de manzanas. Chavista pronto presentó actitudes inusuales, como exigir que los ensayos fueran de noche, a los que llegaba transformado en murciélago. También pedía que Edgard no se le acercara porque olía a ajo, y se tiraba encima de sus compañeros de elenco, queriendo morderles el cuello. “Siempre lo terminaban reventando a palos —siguió el dramaturgo—. Yo intenté hablar con él, pero salía volando cuando me sentía el olor”. Pietrotowers canceló el estreno y puso a sus actores a ensayar otra de sus obras maestras: Robin Hood se divierte. “Se le pasó lo del vampiro. Ahora venía a ensayar con un arco y una flecha, aunque era más manejable. Hasta que un día nos afanó a todos y no lo volvimos a ver. Fue la primera y única vez que se preparó mal para una obra, porque Robin Hood le roba a los ricos, no a los pobres”. “¿Y El vampiro se divierte, Edgard?”, pregunté pelando la segunda manzana. “Nunca la estrenamos. No consigo a nadie para hacer de Elviro, y eso que en este país los chupasangres sobran”. Agradecí las manzanas, pagué y me fui. No hice dos cuadras que un tipo apareció de la nada y me apuntó con un arco y una flecha. “¡Las manzanas!”, exigió. Se las di y lo vi desaparecer en una esquina. Qué lo parió, me dije. En un mundo de chupasangres, hasta Robin Hood apunta para cualquier lado.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment