NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Julio de 2021

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

El muchacho del arroyo Aguirre

Por Agustín Rodríguez (*) | Esto No Está Chequeado | Ilustración: Digital Snatch


Corría el año 1886 y yo vivía en el naciente Tristán Suárez, conocido como Llavallol. Con 16 años, habitaba con mi abuela y tres hermanos una casa de adobe, cerca del arroyo Aguirre. 
Por aquellos días se solían contar muchas historias intrigantes del arroyo: desde una doncella vestida de blanco que ahogaba a los curiosos hasta un pez que era lo suficientemente grande como para devorarte de un bocado. Siempre me mantuve escéptico ante esos cuentos demasiado fantasiosos.
En aquel entonces conocí a Nico. Me agradó al instante, creo que ayudaba el hecho de que tan sólo hubiese un año de diferencia entre nosotros. 
Al verlo, supuse (por sus vestimentas desbordantes de encajes, bien planchadas y perfumadas con las mejores hierbas) que podría ser el sobrino de don Gaddini, el dueño de la estancia vecina. 
Pasé muchas tardes charlando con él. Sabía de todo un poco. En una de esas ocasiones, le propuse dibujar un retrato suyo. Nico aceptó encantado. Conservé el boceto, con la idea de mejorarlo con el tiempo.
Mi abuela, llena de curiosidad, quería saber quién era el muchacho por el cual dejaba de jugar con los chicos del pueblo. Se lo conté y le enseñé mi boceto. Ella mostró cierto grado de extrañeza y me confesó que, cuando aún trabajaba en la Estancia Los Remedios, conoció a un joven de unos 18 años, igual al del dibujo: se llamaba Nicolás Del Pino. Durante los festejos del 9 de Julio de 1856, Del Pino desapareció y nunca se supo más nada de él, como si la tierra se lo hubiera tragado. La historia quedó ahí. Yo pensé que era una mala jugada de su edad.

***

Por esas cosas de la vida dejé de ver a Nico. Voló el almanaque, y hoy, en pleno 1920, acabo de reencontrarlo. Para mi amigo, no han pasado los años: se lo ve muy joven. Eso sí, anda con ideas raras y me ofreció que lo acompañe hacia un futuro con edificios, mucho pavimento, autopistas, aviones que pasan por acá arriba. Me cuesta imaginar un Tristán Suárez así. Dice que nos trasladaríamos por el arroyo a través de una esfera de luz. ¿Acepto?

(*) El autor es estudiante de la Escuela Técnica Nº 1 de La Unión. Trabajó el relato con la profesora Graciela Castruccio en el marco del Concurso Buenos Aires Fantástica.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment