NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Marzo de 2021

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

Caligo | Metal extremo desde las entrañas de Spegazzini

Entrevista y reseña | Por Fernando Farías | Especial para La Palabra


LA PALABRA habló con Marcos Pereira, bajo y voz de Caligo, banda de metal extremo de Carlos Spegazzini. Nos contó sobre su disco El triunfo de la muerte (2015), la inspiración de las letras y el estilo tan particular, la filmación del videoclip de la canción “Homicida” y la relación entre Caligo y el under de Ezeiza. “Caligo surge desde otras bandas como Fuga de nervios, Kilombo y Peste. A finales de 2011 nace la necesidad de hacer algo más extremo a lo que ya veníamos tocando, fue así que Nahuel Faramiñan (guitarra), Jorge Pelozo (batería) y yo encaramos este nuevo proyecto como trío, que luego se llamaría Caligo. El nombre está sacado de un personaje de la mitología antigua que representa el caos, las tinieblas y oscuridad. Es acorde con lo que queríamos trasmitir en la música. Luego tuvimos cambios de miembros, y en 2015 grabamos el disco El triunfo de la muerte con la formación de Andrés Alarcón (guitarra), Gastón Ludueña (batería), Nahuel Faramiñan y yo. También participaron en un período Mauricio Gamarra (batería), Franco Nicolás (guitarra), Mati García (batería) y Juan Cor (guitarra)”.


UNA VIEJA ESCUELA. “Nuestras influencias vienen de los estilos más pesados y extremos, como el thrash, el death y un poco del black metal, acompañado de las nuevas tendencias en el género. Siempre apuntamos a la vieja escuela en la mezcla de thrash y death. Bandas como Black Sabbath, Slayer, Testament, Death, Carcass, Malevolent Creation nos han marcado, por citar sólo algunas”.
EL DISCO. “La grabación de El triunfo de la muerte se efectuó con el propósito de hacer algo bien extremo, ya que en otros proyectos anteriores abordamos estilos con toques hardcore y hasta punk bien sucio. Qué mejor que el thrash y el death para lograr esa mezcla tan perfecta que buscábamos. Las letras están a cargo mío, y la inspiración viene de la realidad del ser humano. Desde tiempos inmemoriales afrontamos catástrofes, guerras, pandemias y mucho más. En este estilo de música se habla de esos temas que muchos quieren negar, o tapar con canciones que hablan sobre que la vida es color de rosas. Eso no quiere decir los integrantes de Caligo seamos personas negativas, simplemente decimos cosas para recordar que eso está ahí y es parte de la vida. Armamos letras extremas para música extrema”.
EL VIDEOCLIP. “La filmación del videoclip fue una experiencia muy buena porque pudimos plasmar la parte visual de la banda y no solo la música. Elegimos esa canción porque la historia nos dio la posibilidad de actuar en el mismo. En total grabamos dos: Homicida y En la noche más oscura, que fue un adelanto de nuestro disco. Consideramos que un videoclip con buena producción es muy importante para una banda, ya que nos abrió muchas oportunidades como ir a tocar al interior y exterior del país (Chaco, Santa Fe, Salta, Rio Negro, Uruguay)”.
LA MOVIDA EN LA ZONA. “Al ser la única banda de thrash metal de Spegazzini, es un orgullo y a la vez muy raro, porque a veces hay mucho prejuicio con el estilo y se nos han cerrado algunas puertas. En la zona hay muy buenas bandas de rock o heavy, y eso es positivo porque hace que la movida under siga vigente, aunque hay pocos lugares que apuestan al rock y metal, y sumando la pandemia, todo ha sido cuesta abajo. Pero mientras haya músicos con ganas de hacer las cosas bien, esto nunca va a parar”.

Reseña | El triunfo de la muerte 


El álbum El triunfo de la muerte (2015) de Caligo presenta un sonido crudo en su medida justa, con las guitarras bien al frente, aunque cada instrumento es audible. La base que aportan Marcos Pereira y Gastón Ludueña denota influencias del thrash del área de la bahía de San Francisco, con Testament a la cabeza ―cosa que se escucha en la canción de apertura, que a su vez titula el disco―. En momentos específicos aparecen los blast beats, que acentúan la veta extrema, mientras que el bajo cumple solidificando el colchón sobre el que trabajan las guitarras. En ese sentido, la tarea de Andrés Alarcón y Nahuel Faramiñan mezcla agresividad y melodía, aportando los matices necesarios. Particularmente en “Infectado de odio” pasan del thrash más puro a una mezcla de Entombed y Carcass. Los trémolos están a la orden del día, pero siempre en pasajes específicos. Cada recurso se utiliza a conciencia, sin saturar, y las en canciones prima la velocidad, presentando pocos cambios de ritmo. Párrafo aparte merece la voz de Pereira, cuyos guturales se mueven mayormente en un tono medio. Su impronta se aleja de la agresividad más pura y recuerda a Karl Willets de Bolt Thrower y David Vincent de Morbid Angel, o, más en estos pagos, Cristian Rodríguez de Avernal y Juan Facundo Brinville de Morte. Cada sílaba es audible con nitidez, cuidando que las letras se entiendan. Su labor se aprecia especialmente en la última canción, “En la noche más oscura” ―una de las más agresivas―, donde se inclina hacia influencias del black metal. Las letras, que reflejan el lado más oscuro de la naturaleza humana, se amalgaman idealmente con la música, que si bien recuerda a varias corrientes metaleras de distintas partes del mundo, las combina y transforma agregándoles un toque criollo. Esa combinación da como resultado un disco de 23 minutos de duración que conoce sus fortalezas y va al grano, aprovechándolas al máximo. El triunfo de la muerte es, en síntesis, un trabajo con la contundencia de un cross a la mandíbula.

VIDEOCLIP DE “HOMICIDA” | CD “EL TRIUNFO DE LA MUERTE” | CALIGO

Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment