NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Agosto de 2021

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

Según la UCA, un tercio de los niños tuvieron problemas de alimentación en la cuarentena

Son 4,5 millones, de los cuales 2 millones pasaron hambre. El Observatorio de la Deuda Social publicó un informe sobre la incidencia del aislamiento en los chicos de menores recursos. 

Más de 4,5 millones de niños argentinos tuvieron problemas para acceder a una alimentación plena durante la cuarentena y de ese total, casi la mitad pasó hambre, según un informe presentado esta tarde por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA). El dato está contenido en el informe “Efectos del ASPO-COVID-19 en el desarrollo humano de las infancias argentinas”, presentado este jueves por Ianina Tuñon, Investigadora Responsable del Observatorio de la Deuda Social en la Argentina. Según se desprende del trabajo, 2 millones de chicos menores de 17 años pasaron hambre en el período de aislamiento, mientras que otros 2,5 millones no llegaron a contar con las cuatro comidas diarias. Este grupo representa a más de la mitad de los 8,5 millones de niños que viven en hogares pobres de la Argentina, el 64% de la población total de menores. Según el reporte de la UCA, el 64% de los aproximadamente 13 millones de niños y jóvenes hasta 17 años (unos 8,5 millones) vive en hogares pobres. Dentro de ese universo, el 16% es directamente indigente. En ese contexto, el trabajo de la UCA comparó la situación alimentaria actual con la que existía hace un año, haciendo hincapié en el impacto de la pandemia y la cuarentena. De este modo, concluyó que el 34,4% de los niños y adolescentes (casi 4,5 millones) padece de inseguridad alimentaria total, entendida como aquellos que expresaron haber reducido la dieta de alimentos en los últimos 12 meses por problemas económicos. De ese total, casi 2 millones (el 15,5% del total de menores de 17 años) padecieron inseguridad alimentaria severa: es decir, que directamente pasaron hambre a causa de problemas económicos en los últimos 12 meses. El informe precisa que el aumento de la inseguridad alimentaria tuvo como principales víctimas a niños de entre 5 y 12 años y en segundo lugar al grupo etario de entre 13 y 17. En cambio, los niños entre los 0 y 4 años “se han visto más protegidos probablemente como consecuencia de la cobertura de la Tarjeta Alimentar”. “Los efectos nocivos del ASPO en la economía, ingresos y condiciones de vida de la población tuvieron repercusiones en la incidencia de la pobreza, y la indigencia, y en particular en los sistemas alimentarios, el acceso a los alimentos y los hábitos alimentarios de los hogares”, sostuvo la UCA. Sobre la asistencia social, el trabajo marca como negativo que a raíz del aislamiento se cortó la asistencia a través de comedores barriales y escolares, pero destacó el impacto de la tarjeta Alimentar, sobre todo “en la situación de privación más extrema”. “La asistencia alimentaria gratuita directa en espacios escolares y comunitarios cayó especialmente en los niño/as en edad de cursar la educación primaria, y en los estratos sociales bajos y medio no profesional, pero se compensó con la Tarjeta Alimentar”, indica el informe. Además, precisa que “esta Tarjeta se focalizó en la primera infancia y en hogares cubiertos por la Asignación Universal por Hijo”. Pero advierte que si bien “entre quienes reciben la Tarjeta Alimentar la propensión a experimentar inseguridad alimentaria severa es sensiblemente menor a la observada entre quienes no reciben este beneficio (11,5% y 17,3%, respectivamente), dicha Tarjeta no fue suficiente como sistema de protección ante la vulnerabilidad en el acceso a los alimentos”. Malos tratos En tanto, la cuarentena y la convivencia de una mayor cantidad de horas en los hogares también incrementaron las agresiones y malos tratos hacia los menores de edad. El trabajo de la UCA señala que los casos de agresión física aumentaron del 24 al 31,4% en un año, mientras que la agresión verbal pasó del 6,6 al 7,8%. También mostraron un salto importante la penitencia y los retos con gritos, que pasaron al 91 y al 76,8% respectivamente. (DIB) JG
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment