NOTICIAS | AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Temporada 2020

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

Doce ensayos para pensar a Ray Bradbury

El libro Ray Bradbury, el hombre centenario  —coordinado por Matías Carnevale— celebra el legado del autor de Crónicas marcianas, Fahrenheit 451, La feria de las tinieblas y otras obras clave del siglo XX.  “La visita de Ray a la Feria del Libro de Buenos Aires en 1997 fue otro hito fundamental para Argentina. Muchos pudieron ver que Bradbury era de carne y hueso, y que se interesaba por el contacto con sus lectores”, destacó Carnevale, y agregó que el escritor “fue crítico con su cultura y nostálgico con un pasado más bien mítico, y pensó futuros mucho más interesantes que el tiempo que nos toca vivir”.

Por José María Marcos | @lapalabradeezeiza

El sábado 31 de octubre de 2020, desde las 17 horas, el sello Catalpa presentará Ray Bradbury, el hombre centenario en un encuentro que será transmitido online desde el zoom de la Universidad de La Rioja, con el apoyo de la Asociación Argentina de Estudios Americanos. La obra celebra con doce ensayos el centenario del escritor nacido el 22 de agosto de 1920 en Illinois (Estados Unidos), impulsada por el escritor, docente e investigador Matías Carnevale, quien escribió la nota introductoria “Ray Bradbury, aquí y ahora” y uno de los capítulos: “Ray, el argentino”. Los once restantes artículos están a cargo de Carlos Abraham (“Una lírica y rupturista visión del futuro: Ray Bradbury en la revista Más Allá”), Matías Bragagnolo (“Bradbury y el policial negro”), Elton Honores (“De invasiones y nuevas tecnologías en ‘La hora cero’ y ‘La pradera’ de Ray Bradbury”), Darío Lavia (“Dos hitos bradburianos de la TV argentina”), José María Marcos (“Tinieblas avanzan sobre Green Town”), Teresa P. Mira de Echeverría y Guillermo Echeverría (“De un extremo al otro —o cómo Bradbury resuelve un tema por medio de su contrario—”), Adrián Muoyo (“Crónicas marcianas en televisión: el Marte mítico, de Bradbury a Matheson”), Phil Nichols (“Ray Bradbury en el Reino Unido: dos perspectivas”), Cezary Novek (“Aquellos deleitables terrores”), Sergio Pedraja Cabo (“Bradbury y España. Cultura y ciencia ficción”) y Eduardo Wolovelsky (“M: Mildred y Montag”). El prólogo pertenece a Rogelio Laguna. En diálogo con LA PALABRA, Carnevale habló sobre la gestión del libro, la relación del autor con Argentina y la gravitación actual de su obra.
Carnevale | “Admiro a los autores que dejan volar su imaginación”.
—¿Qué te impulsó a coordinar la gestación de este homenaje a Ray Bradbury (1920-2012)? 
—Escribo para algunos medios regionales y nacionales (La Voz del Interior, La Gaceta de Tucumán, La Agenda de Buenos Aires) y suelo trabajar con aniversarios. En noviembre o diciembre del año pasado vi que en 2020 se cumplían los centenarios de los nacimiento de Ray Bradbury y de Asimov. Como quiero mucho a Bradbury, pensé en escribir algo al respecto. Surgió la posibilidad de hacer un encuentro de escritores e investigadores en Buenos Aires (en 2018 había moderado una mesa sobre Frankenstein, en unas jornadas interesantísimas sobre el bicentenario de la novela) y llegué a reunir a 4 o 5, pero en marzo se vino todo abajo. Pasé al plan B: la edición de un libro, que eventualmente tomó la forma que hoy tiene. 
—¿Cómo armaste el seleccionado de autores? ¿Qué priorizaste a la hora de convocatoria?
—Al principio consideré que fueran personas que vivieran en Capital, porque íbamos a tener el apoyo del gobierno porteño. También, desde luego, que tuvieran relación con la obra bradburiana: que admiraran al escritor, reconocieran su influencia o lo hayan estudiado. La pregunta disparadora para la convocatoria fue “¿Cómo te llevás con Bradbury?”. Aunque lleve ocho años de fallecido, sigue muy presente a través de sus ficciones.
—En tu artículo “Ray, el argentino” reflexionás sobre la influencia de Bradbury en Argentina, haciendo hincapié en cuatro personas dedicadas al pensamiento y el arte. ¿Por qué crees que fue posible este impacto?
—Hubo una serie de factores que hicieron que Bradbury fuera tan importante para los argentinos. El primero (que toma Carlos Abraham en su artículo) es la revista Más Allá, de fines de los años 50. Ahí se publicaron algunos relatos de Crónicas marcianas. El público notó que había algo diferente en ese escritor norteamericano. Otro momento clave fue el prólogo que aportó Borges a la edición de Minotauro. Eso hizo que hubiera cierto aprecio mutuo entre estos dos gigantes literarios, y también que el fotógrafo Aldo Sessa (quien había publicado un libro de fotos sobre Borges) llegara a conocer a Bradbury y editar dos libros de fotos y poesías con él. La visita de Ray a la Feria del Libro de Buenos Aires en 1997 fue otro hito fundamental para Argentina. Muchos pudieron ver que Bradbury era de carne y hueso, y que se interesaba por el contacto con sus lectores. De hecho, hace poco vi en Mercado Libre una copia de El árbol de las brujas que se vende a un dineral sólo por la firma del autor.
—¿Cuáles son tus obras preferidas de él?
—Me gustan mucho El hombre ilustrado, Crónicas marcianas y Las doradas manzanas del sol. Hay algo en sus relatos que se impregna en mi memoria, que de por sí es bastante frágil. La imagen de los recolectores de basura juntando cadáveres después de una explosión nuclear es probablemente la más aterradora junto con la de Sarah Connor incendiándose en Terminator 2.
—¿Qué te deja la concreción de esta obra colectiva?
—Supongo que un sentimiento de haber concretado un proyecto creativo contra viento y marea; sin muchos recursos, pero con el apoyo incondicional de doce colaboradores de varias partes del mundo. Frente al pesimismo reinante en nuestro atípico y doloroso contexto, esto es muy valioso. Por otra parte, trabajar en equipo es mucho más provechoso que hacerlo en solitario. Un libro así, escrito por una sola persona, hubiera tardado años en concretarse.
—¿Por qué seguir leyendo hoy a Ray Bradbury?
—Siempre admiré a los escritores que dejan volar su imaginación. Bradbury fue como un eterno Peter Pan, y eso se trasluce en sus relatos, aunque tenía una ética de trabajo incansable. Hizo de todo: guiones para tevé y cine, poesía, ensayo, varios de los mejores cuentos de la literatura norteamericana. Fue crítico con su cultura y nostálgico con un pasado más bien mítico, y pensó futuros mucho más interesantes que el tiempo que nos toca vivir.

► Matías Carnevale (Tandil, 1980) es licenciado en Lengua Inglesa, con orientación en Cine y Literatura, por la Universidad de San Martín. Como periodista cultural ha colaborado con artículos, reseñas y entrevistas en el Buenos Aires Herald, Infobae, La Voz del Interior, La Gaceta de Tucumán, La Agenda de Buenos Aires, Los Andes, Súper Sonic (España), Windumanoth (España) y otros medios. Tradujo Autogedón, de Heathcote Williams, y poemas de Edwin Morgan y Carl Sandburg, además del 218 ensayo de Julian Barnes “A Life with Books”, publicado como “Una vida con libros” por Editorial Urania. Publicó los libros Los parasicólogos y otros relatos (2018), En la tierra como en el cielo: cine estadounidense de ciencia ficción (2019) y el artículo “Man on the Moon: Breve historia de la llegada a la Luna en la literatura y el cine”, en el libro ¿Quién llegó a la Luna? La conquista (y el desarrollo tecnológico) como relato épico (2020).

► AGENDA | DATOS DE LA PRESENTACIÓN. Sábado 31 de octubre, desde las 17 horas. Ver: Ingreso en Facebook. 

Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment