NOTICIAS: AGENCIA DIB

Una ladrona de alto vuelo

Por Elio Salmón(*) | Esto No Está Chequeado | #FiccionesEzeicenses


Era una mañana invernal de 2012 en el Aeropuerto de Ezeiza. Trabajando para British Airways, me tocó acompañar a una pasajera deportada por problemas en el vencimiento de su visa. Al arribar el vuelo BA 245 (tipo 8:15), me acerqué a la dama, hicimos los trámites migratorios y esperamos en la zona de preembarque para tomar el vuelo de LAN que la llevaría a Chile, su país natal. María de Ángeles Sosa, de 24 años, gozaba de una tez de monja o de maestra de primer grado. Manos blancas y delicadas. Anillos de oro y cadenas finas del mismo material.
Al pasar dos horas de espera, empezó a dirigirme la palabra: “¿Usted sabe por qué estoy acá?”. “No lo sé”, respondí, y ella me dijo: “Por manejar con licencia vencida en Londres. Pero estos huevones no pudieron pillarme. Yo trabajé bien lindo en ese país”. Le pregunté: “¿Y de qué trabajo?”. Ella me miró y sonrió: “¡No sé si contarle!”. Insistí. “Mmm... no sé”, me decía... hasta que empezó a soltar la lengua: “Soy ladrona internacional, y viajo en primera”. Mis ojos se abrieron por el asombro. “Le quito las cosas a la gente sin que se dé cuenta”. En ese instante comenzó a relatarme los caminos transitados: “A los países árabes no voy, porque te cortan las manos. Mi familia se dedica a esto. En Londres me vestía de musulmana, y estos huevones, con tantas cámaras que tienen, no pudieron atraparme. Los japoneses e hindúes son mis favoritos. Tienen la billetera bien cargada. Subtes, trenes y estadios como el Manchester City son sitios de buenos frutos para recoger”. Risas.
En el Reino Unido, esta extraña mujer cubría su rostro con un burka, al tiempo que un vestido largo negro permitía que sus dedos se deslizaran con rapidez sin ser vista ni sentida por la víctima de turno. María tenía en su haber varias capitales del mundo: Madrid, Ámsterdam, Berlín, Distrito Federal y San Pablo. Nunca había sido atrapada por robo. Esta vez volvía a su país con un reembolso que Gran Bretaña le pagó al expulsarla. Sí... ¡encima le pagaron! Ese dinero se lo daría a su madre, ya que con su “pololo” las cosas no estaban para nada bien.
Ella prosiguió su relato y yo empecé a imaginarme la película completa. Está de más decir que guardé cierta distancia y mantuve las manos en mi bolsillo.

(*)Profesor de historia e investigador regional. Trabaja en el Aeropuerto.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment