La Palabra de Ezeiza | Temporada 2020

Director, editor y propietario: José María Marcos | Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | 011-4232-6274 (9 a 14) | ezeizaediciones@yahoo.com.ar | 11-2338-2539 (wasap)

NOTICIAS | AGENCIA DIB

La guitarra de Pancho Almada

Por Míster Afro | Esto No Está Chequeado | #FiccionesEzeicenses

Me gusta leer caminando, y el otro día —mientras repasaba mi ejemplar de Las vacas vuelan—, tropecé con un agujero de vizcacha que me hizo viajar en el tiempo. De sopetón caí en un verano de la década del 50. José María Ezeiza era un pueblito con pocas casas, calles de tierra, lotes vacíos. A los vecinos les llamaban la atención mis rulos y mi corte afro, pero eran muy amables. Uno de ellos, un tal Julián, me llevó a ver una obra de teatro que el Cuadro Filodramático Juvenil presentaba en el club. Resultó un dramón muy entretenido. Se llamaba “La guitarra de Pancho Almada” y no tenía nada que envidiarles a las novelas turcas o brasileras, o a las de Adrián Suar. Julián interpretaba a Ramón Acuña, un tipo malo y poderoso, dueño de una estancia donde vivía Doña Rosina con dos hijos, Marcos y Mariana, y otro muchacho, un tal Pilincho. Marcos se había ido a Capital para estudiar medicina, pero andaba de juerga. Mariana era pretendida por Acuña, quien ante el rechazo de la muchacha amenazaba a la familia con dejarlos en la calle. Mariana aceptaba su destino de mártir, y cuando todo parecía inevitable, intervenía Pancho Almada y ponía las cosas en su lugar. ¡La gente ovacionaba al héroe a rabiar! El cuadro terminaba con el casamiento entre Mariana y Pancho, y aunque parecía todo dicho, pasaba un policía persiguiendo a Marcos y le gritaba: “¡Parate o te quemo!”, y este le respondía: “¡No, por favor, acá no! ¡Hoy se casa mi hermana!”. Aparecía Doña Rosina y preguntaba: “¿Marcos, qué hace usted acá? ¿No tenía que estar rindiendo un examen?”. Entonces, el agente respondía: “Este nunca estudió”, y ahí se descubría todo. Al enterarse de las mentiras de su hijo, la vieja sufría un paro cardíaco y se moría. Entraban los recién casados y encontraban a Marcos sollozando: “¡Perdóneme, mama, perdóneme!”. En el cierre, Pilincho hacía una profunda reflexión sobre la vida y la muerte. Todos moqueaban, y yo también, claro. Esperé a que salieron los actores y los felicité, especialmente a mi amigo Julián Sánchez Parra, por su notable garra, y a Mariana, interpretada magistralmente por Amalia De Maio, quien me dijo: “La magia es posible gracias a Juan Carlos Chiappe, el Shakespeare de los radioteatros”. Emocionado, salí en busca del agujero temporal y volví al presente. Espero no olvidar dónde queda esta vizcachera ni que Las vacas vuelan, de Patricia Faure, es una de sus llaves. Hay historias que vale la pena conocer.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment