NOTICIAS: AGENCIA DIB

La Palabra de Ezeiza | Lunes 6 de abril de 2020

Director, editor y propietario: José María Marcos | Sede: Tucumán 142 | JM Ezeiza (CP 1804) | Teléfono: 011-4232-6274 (9 a 14) | Email: ezeizaediciones@yahoo.com.ar | Wasap: 11-2338-2539

La vieja Cámara de Seguridad

Por Torosaurio | Esto No Está Chequeado | #FiccionesEzeicenses

Según el diccionario de la Real Academia Española, “historiador” es un “especialista en historia”. Si bien no podemos afirmar que los gallegos se mataron pensando, estamos en condiciones de aportar un excelente ejemplo de historiador al evocar a doña Emerilda Cámara, nacida y criada en el barrio Luján, viuda de don Lucio Seguridad. No poseía título, pero era un libro abierto sobre cada costumbre, devenir y desliz de la gente del barrio. Tenía bien claro en qué andaba cada uno de sus vecinos, tanto de los asuntos oficiales como en los de abajo de la alfombra. Si alguna señora dudaba de la fidelidad de su marido, o una madre quería saber qué cosas raras andaba su hijo, o un vecino necesitaba averiguar qué perro había embarazado a su caniche, en cada caso lo mejor era recurrir a doña Emerilda. Sin embargo, nadie se imaginaba lo verdaderamente útil de dichas habilidades. En el verano de 1996, la policía buscaba incansablemente a Pichonga, famoso ladrón de blindados. Se sospechaba que Pichonga se escondía en el B° Luján, ya que sus supuestos aliados eran de ahí. Los oficiales se cansaron de interrogar a los vecinos y de allanar casas, y estaban por abandonar la búsqueda, cuando Emerila les tiró que Pichonga se escondía “en lo de la Porota”. La policía concurrió a la dirección de la aludida, y no sólo encontró a Pichonga, sino al botín de décadas de robos. Tanto el criminal como la vecina fueron tras las rejas, y la policía condecoró a Emerilda. Pronto, los cómplices de Pichonga empezaron a planear su venganza contra la señora que los había dejado sin un peso. Pero Emerilda tenía oídos en todo el barrio, así que averiguó bien los nombres de quienes la querían limpiar, y contactó a sus esposas. Les dio cada detalle de los deslices de sus maridos, y si bien los malvivientes nunca fueron presos, jamás se los volvió a ver por barrio. De Emerilda tampoco se volvió a saber nada, aunque ahora se rumorea que trabaja para el FBI. Lamentablemente, ha sido imposible confirmar o negar tal dato, ya que el barrio carece de una nueva Emerilda que maneje la información justa.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment