NOTICIAS: AGENCIA DIB

Sorpresa para Chiki en el Día de Reyes

Por La Dedos Negros | Esto No Está Chequeado | #FiccionesEzeicenses


A la perra Chiki no le daban ni cinco de atención. Los dueños la tenían tirada en la calle, a la intemperie. Se volvió experta en calores y heladas, lluvias, comer tierra, ser el plato favorito de cuanta pulga y garrapata anduviera por ahí. Candidata a la erliquiosis. De castrarla... ni hablar.
La buena y fiel Chiki se pasaba el día entero mirando desde la (digamos) vereda. Miraba con ojos de corazoncito a su (digámosle) madre de dos patas (es un suave eufemismo ante tanta maldad hecha persona).
Fue en la cuarta o quinta vez que tuvo cría. Los guareció donde mejor pudo: una alcantarilla con un mullido colchón de tierra y suaves pelitos lanudos de invierno. Ahí armó la cuna de los seis perritos. Como toda perrita que se deja abandonada en la calle, era madre soltera. Ratas, ratones, cucarachas, lagartijas y lagartos la acompañaron como padrinos y madrinas en su pesebre donde brillaba una estrellita. Esa estrellita era el rayo de luz del extremo del caño.
El caso es que se vino la tormenta. Esos tormentones que hubo en noviembre. “¿Y mami Chiki dónde está?”, se preguntaban los proteccionistas, devotos de Santa Clara, San Francisco de Asís, San Roque y San Martín de Porres. (A los proteccionistas les gusta el anonimato. No son santos. A veces... se le parecen. Pero hay que verlos cuando se les despierta el instinto asesino. Como cuando se enteraron que un hombre adoptaba en distintos refugios a cachorros para alimentar a su boa. La boa es un animal digno de respeto, pero no para tenerla en Lomas de Zamora y darle de comer otras mascotas. Alguno fantaseó con colgar al Señor de la Boa de la boa...).
Con la tormenta chispeando y haciendo comer tierra por el viento, de pronto la estrellita de Belén se apagó para Chiki.
Unas proteccionistas (o unas cotorras, tal vez) le apagaron la luz con el tamaño de su corporalidad y, reptando por el caño, pusieron a salvo a sus hijitos, uno a uno. Pero Chiki se pegó tal susto que no quería salir.
Vuelta a cortarse la luz: esta vez fue un decidido bombero voluntario que tapaba el extremo de la alcantarilla y logró rescatar a la mami hacendosa.
Fueron a vivir con otra persona desaprensiva, y entonces, los hermanitos pasaron de seis a cinco. Encontraron otro hogar de tránsito donde por fin crecieron muy bien. Fueron dados en adopción a distintas familias. Hay noticias de tres. (Ya los proteccionistas están pensando en contratar un detective para lograr tener noticias de los dos cachorros restantes).
Este lunes 6 de enero, Chiki encontró algo en su zapatito: la magia del Día de Reyes se hizo presente y fue adoptada. Familia responsable, casa bien cercada. Y la pidieron cuando ni se la había ofrecido. Les nació del corazón, porque Chiki tiene esa gracia divina de ayudar a despertar buena onda.
(¡Por favor, humanos, déjense de jorobar: si no quieren a sus mascotas, mejor no las tengan y cómprense un peluche!).

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: ezeizaediciones@yahoo.com.ar
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment