NOTICIAS: AGENCIA DIB

Un extraterrestre en Los Guindos

Esto No Está Chequeado | #FiccionesEzeicenses | Por Míster Afro

En el barrio Los Guindos vive un extraterrestre. No habla ninguna lengua humana, pero de a poco se va haciendo entender. Quique, así lo llaman, ocupó un tiempo una parada de colectivos, donde dormía en el suelo, tapado por unos cartones y un poncho, mendigando comida o unos pesitos para comprarse un sánguche en un almacén de ahí cerca. Quique, es necesario decirlo, se parece a los marcianos que hemos visto en las películas y que hoy pueblan internet: es petizo, flaco, cabezón, pelado, con un cuerpo verde que de noche parece fosforescente. Entre los habitantes de Los Guindos circula una versión que da cuenta de su origen, aunque algunos se empecinen en negar su presencia, a quienes les recuerdo un dicho popular de Marte: “Los extraterrestres no existen. Pero que los hay, los hay”. Según este relato, Quique vendría de un planeta que padece una guerra civil, con inflación, asesinatos, robos, y que él logró escapar junto con otros compatriotas, un tanto apiñados, en una nave de una ONG que ayuda a refugiados. Aunque el destino era diferente, fue dejado por equivocación en esta zona, una madrugada con mucha niebla, y ha tenido que arreglárselas como cualquier inmigrante. Su aspecto, al principio, asustó a los guindenses, pero una vez que se acostumbraron lo tomaron como uno más y hasta Doña Hilaria le da un plato de comida a la hora del almuerzo. Agradecido, Quique la ayuda con distintas tareas, cortando el pasto, cambiando una lamparita, pintando un paredón, haciéndole los mandados, arreglando una cosita por aquí, otra por allá, y mostró ser habilidoso y bien dispuesto. Algunos creen que entre ellos nació un romance. Vaya a saber uno si es verdad. Doña Hilaria es viuda desde hace 30 años, y sus dos hijas aprecian a Quique, porque ven muy feliz a su madre. Aseguran en la barriada que él espera ver de nuevo a sus amigos. Con ayuda de Doña Hilaria los recibiría con un guiso de lentejas o una sopa de verduras, platos desconocidos en su cultura sideral. La popularidad de Quique va en ascenso, y entre los vecinos de Los Guindos se ha instalado una costumbre que los hace peculiares: cada tanto miran hacia el cielo. Tienen la ilusión de avistar el arribo de una platillo volador.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: soytorosaurio@gmail.com
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment