NOTICIAS: AGENCIA DIB

El secreto de los pescadores

Esto No Está Chequeado | #FiccionesEzeicenses | Por Tomassini

Qué mejor lugar para contar una historia y aliviar el alma, que un espacio donde parece ficción lo que uno escribe. Era joven y recién había heredado de mi padre el trabajo de rematador cuando me tocó ser testigo de un hecho atroz. En aquel entonces existía un grupo de pescadores nucleados en una entidad llamada Fanáticos de la Pesca. La institución compró un campo y construyó un lago artificial —para criar peces—, un muelle, un quincho y otras instalaciones, con la idea de promover competencias. Dueños de la finca, para acelerar las obras obtuvieron un préstamo vía hipoteca. El sitio se hizo famoso, y los aficionados locales y de la región lo disfrutaban como actualmente sucede en la Laguna de Lobos, San Miguel del Monte o Lago Escondido de Tristán Suárez. En una de las tantas crisis del país, dejaron de pagar las cuotas pactadas y funcionaron así durante un par de años. Una mañana, llegó una intimación judicial de regularizar la situación. La deuda y los intereses acumulados daban un monto superior al costo del terreno que, en esa época, se equiparaba a diez vacas lecheras o veinticinco cerdos. Los integrantes de la comisión directiva confiaron en que, negociación mediante, podrían  volver a comprar el lote a un precio inferior. Dejaron correr el tiempo y, tras desoír sucesivas notificaciones, vino un aviso de remate. Ahí entré yo, profesional respetado desde Lomas de Zamora y Almirante Brown hasta el viejo Esteban Echeverría y Cañuelas. La subasta se realizó acorde a los plazos anunciados, y para sorpresa de los Fanáticos de la Pesca, el predio fue adquirido por un hombre alto y flaco, desconocido en nuestra zona, a quien ruego poder olvidar alguna vez. Los pescadores suplicaron a los pies del comprador que volviera a venderles la propiedad. Le pagarían en cuotas, pero con creces, aseguraron. Él rechazó la propuesta, y llegó el día de la entrega de la escritura. Esperaba en mi auto junto al flamante dueño a que vengan los pescadores con la documentación. Observábamos plácidamente el agua a la distancia hasta que, de pronto, escuché que abrían la puerta del acompañante y se llevaban al hombre alto a nadar al lago. Los Fanáticos me miraron, asintieron con la cabeza, y nunca más, hasta hoy, hablé del asunto.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: soytorosaurio@gmail.com

Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment