Cuidado con los días de luna llena

Esto No Está Chequeado | #FiccionesEzeicenses | Por Edgardo Pietrobelli (*)


Un extraño ser está atormentando Villa Guillermina desde hace un par de meses. Las noches de luna llena se escuchan unos terribles aullidos que erizan la piel, aunque, es justo decirlo, hasta el momento sólo han sido atacados un par de gallineros. Consulté a los vecinos por el asunto y todos coinciden en que sería un lobizón. Ana Barrientos, oriunda del Litoral, me explicó que “para que aparezca un lobizón deben nacer siete hijos varones consecutivos. El último se convierte en licántropo cuando descubre el amor. No es peligroso, salvo para las gallinas, que son su principal alimento. Se parece a un perro, pero puede caminar en dos patas. Es peludo y horrible. Debería hacerse una depilación definitiva”. Gladis, una comerciante del barrio, señaló que “lo vi varias veces aullando. Se comenta que andaba enganchado con una chica que vivía cerca del arroyo. El padre de la jovencita no vio con buenos ojos el contacto entre especies, y se llevó a la nena a otra provincia. Yo estoy todo el día en el negocio, así que no sé mucho más y no soy ninguna chusma, pero, si quiere, pregúntele a mi marido, porque él también vio al bicharraco”. El marido se llama Carlos y confiesa que “en una madrugada escuché ruidos en el fondo de casa y salí a ver qué pasaba. Era el malandra. Estaba queriendo llevarse a las gallinas. Le tiré unos cascotazos y salió corriendo. Desde esa noche, cuando hay luna llena, meto las gallinas adentro. Duermen en el pasillo, al lado de la Virgencita de Luján”. Marisa Duarte, otra vecina, comentó: “Que ande mal de amores, no justifica el daño. Entró a mi gallinero y se comió el gallo. ¡Y no sabe qué gallo, señor Pietrobelli, bien parado, hermoso! Hice la denuncia, pero la Policía me dice que no puede detener a un ser mitológico. La próxima vez que se meta en mi casa le voy a dar con el machete, y hago un guiso para todo el barrio”. Estos son los datos que he recabado hasta el momento. Agradeceré a los lectores cualquier pista que me ayude a ubicar el paradero de la bestia, antes de que termine en una olla con arroz, papas, zapallo y salsa de tomate. Mientras pongo mis gallinas a buen reparo, me comprometo a seguir en esta investigación. Me encantaría saber por qué el lobizón eligió mudarse a nuestro barrio.

(*) Actor, director y dramaturgo. Dirige El Saloncito Teatré.

Esto No Está Chequeado | Sección no basada en hechos reales | Cualquier semejanza con la realidad es mala puntería | Contacto: soytorosaurio@gmail.com
Share on Google Plus

About José María Marcos (Editor)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment