Las camas de los pacientes pediátricos bonaerenses deberán tener el nombre del niño internado

La iniciativa fue impulsada por la encargada de la biblioteca popular platense "Del Otro Lado del Árbol", Paula Kriscautzky, a través de un proyecto denominado "A los chicos por su nombre", recibió sanción en agosto por la Legislatura bonaerense.

Las camas de los pacientes pediátricos deberán estar identificadas a partir de hoy por el nombre del niño internado, en lugar de un número, en los hospitales públicos y privados de la provincia de Buenos Aires. La iniciativa fue impulsada por la encargada de la biblioteca popular platense "Del Otro Lado del Árbol", Paula Kriscautzky, a través de un proyecto denominado "A los chicos por su nombre", recibió sanción en agosto por la Legislatura bonaerense y fue publicada hoy en el Boletín Oficial, tras ser promulgada por el gobierno bonaerense. Kriscautzky fundó una biblioteca popular que funciona frente al Hospital de Niños Sor María Ludovica, de La Plata, después de que Pilar, su hija de 5 años, falleciera tras permanecer internada en distintos centros de salud. Pilar, hija de Paula Kriscautzky. Pilar, hija de Paula Kriscautzky. La ley establece la obligación "de identificar las plazas hospitalarias en las que permanezcan internados pacientes pediátricos, por el nombre y apellido de los niños que ocupen las mismas, durante su permanencia en tales establecimientos". Esa identificación, de acuerdo a la norma, deberá realizarse en forma clara y legible, lo que no obsta a otras identificaciones que, por razones administrativas o de otra naturaleza, se den a las plazas sanitarias de los establecimientos públicos o privados. "A quien le toca transitar una circunstancia de enfermedad tiene como derecho primero ser llamado por su nombre propio y ser respetado de manera íntegra. Nadie por estar enfermo se convierte en la patología que lo afecta, nadie se transforma en un número frío y despojado de humanidad", se señala en los fundamentos. Kriscautzky explicó a Télam que el objetivo de la norma es que las camas de hospitales "no sólo lleven un frío número, sino el nombre del niño. Tiene que ver con el primer derecho que se debe cumplir, que es el derecho a la identidad". "Buscamos la transformación dentro de los ámbitos de salud, queremos que la cama de los hospitales lleve el nombre del chico, haciendo referencia al primer derecho que se debe cumplir: el de la identidad", dijo. Añadió que "muchas veces, los médicos se refieren a esa persona como al número o la mencionan por la patología que lo afecta" y dijo que "una vez escuché: 'a la 16 entra un tumor' y pensé 'qué lejos estamos de comprender el universo humano´". "A la 16, número de cama, entró Pilar, mi pequeña hija, que pasaba por una traumática situación de enfermedad, y que sin dudas esa circunstancia no la definía, ni hablaba de ella. A la cama número 16, entró Pilar, una niña de 5 años, de rulos desparejos que transitaba su jardín de infantes", relató. Expresó que "Pilar que tenía una familia que la amaba, que le gustaba pintar y escribir su nombre en cada oportunidad que tenía. A la 16, número de cama, entró Pili, Pilita, Pilucha, Pi, una pequeñita que esperaba curarse para crecer feliz". "¿Por qué es importante que el número de cama sea sólo un número de mobiliario y no la identificación del niño que allí transita su enfermedad? Porque a quien le toca transitar una circunstancia de enfermedad tiene como derecho primero ser llamado por su nombre propio y ser respetado de manera íntegra. Nadie por estar enfermo se convierte en la patología que lo afecta, nadie se transforma en un número frío y despojado de humanidad", reflexionó. Consideró que a partir de lo que vivió "empezamos a pensar que no es correcto que la denominación de los nenes internados dependa de las buena voluntad de las personas sino que sea política pública". En ese sentido, la directora asociada del Hospital de Niños de La Plata, Silvina Prates, dijo a Télam que "la mamá de Pilar, una mujer muy sensible y comprometida, es quien empujó esta ley y lo celebramos" y analizó que "todo lo que sea aliviar el dolor, atender mejor a los niños y de manera cálida a los pacientes suma. Aplaudimos la idea. Dentro del dolor, del estrés y de la angustia que atraviesan los nenes y los papás, que los llamen por su nombre y no por un número, es importante". Reconoció, no obstante, que "nos ha ocurrido en pases de sala que, en el apuro, los médicos decimos: 'cama 1, neumonía', 'cama 2, infección urinaria'; cuando 'cama 1 y cama 2' son nenes. Y algunos papás se han puesto mal al oírnos, lo cual nos angustió". Prates explicó que, por ello, "desde hace ya meses, en el Hospital de Niños nuestros pacientes tienen el nombre además del número, puesto de manera informal con un cartelito que hacen las enfermeras". En los fundamentos de la ley se recuerda que "Unicef recomienda en sus 'Derechos del Niño Hospitalizado' que 'el niño hospitalizado debe llevar una identificación y ser llamado por su nombre'. Además, se detalla que en Chile se estableció el método "Llámame por mi nombre", instalando una pizarra en cada cama para identificar al paciente. Esto, porque para el personal médico y auxiliar se torna muy difícil encontrar los nombres en los expedientes. (Tèlam, 22/09/16).
Share on Google Plus

About La Palabra de Ezeiza

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment